Contradictorios.


Hablamos las más de las veces por no sentirnos solos, nos arropamos con el sonido de nuestras propias voces. Me vienen a la memoria aquellos cuentos de nuestros abuelos a la cabecera de aquellas enormes y frías camas, sus voces  espantaban los miedos a la oscuridad de la habitación. Al terminar el cuento mi abuelo se marchaba y la luz del candil tililaba creando sombras sobre las paredes, yo me metía bajo las mantas intentando ser tan valiente como el personaje del cuento.
Me encuentro tomando café y en la mesa de al lado hay un grupo y todos están hablando a la vez, no se atienden entre ellos, ni escuchan, ni en realidad debaten ni asienten, solo parlotean como aves enjauladas. Observo que hemos adaptado  nuestro lenguaje al  del washapp, frases cortas de forma continua pero vanas e inconexas, aún queriendo ser originales e impactantes no llegan a serlo, supongo que les falta los muñequitos  a sus frases. Antes bastaban nuestros gestos y ademanes para darle sentido y énfasis, pero también los hemos perdido o no les prestamos atención, es imposible con cuatro hablando como cotorras.
La gente va perdiendo interés por hablar  con profundidad, es lento y agobia, hace pensar y elegir entre miles de palabras la correcta y sobretodo te desnudas ante los demás. Es difícil encontrar a alguien con aquello que se llamaba mundología. Mis abuelos y mis padres eran escuetos, pero con tres frases, daba  para toda una velada de hoy. La lengua y el idioma tenía una función social, entenderte y comunicar.
La soledad formaba parte de la vida cotidiana, habían muchos ratos de silencios donde no pasaba nada, ni se esperaba que ocurriese. Recuerdo a mis tíos cantar bajito o silbar canciones, mientras iban o venían de sus tareas allá en el campo. Si se encontraban a alguien allá en medio del campo hasta se paraban para echar un cigarrillo.
Un día una de mis tías, nos presento un aparato de radio  regalo de su novio. Bueno pretendiente que novio era ya un status superior. Nos sentábamos alrededor de aquella cosa que continuamente daba noticias, canciones dedicadas, conciertos y novelas lacrimógenas. Mi abuela se levantó y dijo a los pocos días, niña apaga ese chisme que no deja que trabajemos. Quedó relegado al domingo, fiesta de guardar, tras la misa por supuesto.
Mi infancia ya en la ciudad trae entre mis primeros recuerdos, una escarlatina que me obligó a guardar cama un par de semanas. Cuando caíamos malos nos metían en la cama grande de mis padres, todo un honor, desde ella veía a mi madre en sus labores y tenía la radio siempre puesta. Me hace compañía dijo muchas veces en tono de excusa. Curioso se sentía sola en aquel bloque de pisos y no en la casa del pueblo.
Podría seguir con la televisión y los cambios que produjo. Pero ha sido el teléfono móvil el causante de esto que escribo. La escena de ese grupo reunido donde nadie habla ahora , solo miran cada cual su aparato, llegando al sumum de lo estrambótico, dos chatean estando juntos y pudiendo hablar como humanos. 



La noche larga.

Despierto o dormido todos mis sueños me conducen a tu piel, perderme toda una noche en imaginar tu espalda. Acariciarla, besarla, pasar la punta de l...

Maduritos y maduritas.

Recuerdo aquello de los metrosexuales, de que a partir de los 25 todos eramos morralla, cuantas cosas se ha llevado el tsunami de la jodida crisis. Y...

En silencio.

Tener sus manos entre las mías,  daría media vida por sentirlas ahora mismo. Ese gesto nos servía para decirnos más cosas que diez días hablando...

En la gloria.

Sentir sus manos de nuevo en mi espalda, eso es lo que me encantaría sentir ahora mismo. Cuando me ponía las manos en mi espalda es como si tuviera p...

Mi piel.

No soy yo, es mi piel quien te echa de menos, mi piel, la de mis manos, mi espalda, me pecho, mis labios. No hay un centímetro de esa piel que tu no...

Contradictorios.

Hablamos las más de las veces por no sentirnos solos, nos arropamos con el sonido de nuestras propias voces. Me vienen a la memoria aquellos cuentos...

Sintiendo Florencia

El mayor descubrimiento que realice en Florencia fue a mi mismo. En la cola de turistas presto a entrar en la Galería de los Uffici pensé "esto es lo...

Services

  • Web Design
  • e-Commerce
  • Logo & Branding
  • Packaging


Better Living Through Crispr: Growing Human Organs in Pigs

Scientist Juan Carlos Izpisua Belmonte wants to use gene editing to create human-animal hybrids that we can harvest for parts. What could go wrong?

Preparing to Unleash Crispr on an Unprepared World

Researchers are poised to bring gene-editing tech out of the lab. But just how far do we want Crispr to go?

Ooni Koda Pizza Oven Review: A Backyard Pie Party

Can a home pizza oven be easy and convenient? With this backyard Ooni oven, it can.

The Internet Made Dumbledore Gay

J.K. Rowling seems to have lost touch with, if not downright alienated, the portion of the internet she hopes to engage with and delight. Are fans partly to blame?

Instagram's New Shopping Feature Works Like a Digital Mall

Because #capitalism.

[wired]



Sitemap