La salita de mi casa.


Recuerdo a mi madre sentada frente a su maquina de coser al volver del colegio. Les hacia los vestidos a mis hermanas y alguna prima suya que pasaba el invierno en la ciudad. Le ayudaba a las tareas y a cambio se llevaban de vuelta al pueblo un par de trajes.El otoño siempre me gusto. Los libros nuevos, recuperar a los amigos del barrio, los interminables partidos de fútbol hasta anochecer en mi calle. Ir al cine y sentarnos a hablar de las aventuras del verano y observar a las chicas. No atinababamos a entender lo de las risitas y las miraditas, están locas sentenciaba Miguel que tenía más edad, un año nada menos. El otoño duraba hasta el día de los muertos, ese día se nublaba y a llover se ha dicho. Se acababan los partidos, las chicas, hasta a los días se le caían las horas como las hojas a los árboles de mi calle. No quedaba otra que estudiar, todos alrededor de la mesa de la salita mientras planchaba mi madre interminables baños de ropa. Ayer fui a ponerle su almuerzo, sigue con sus galones de sargento aunque ya su cabeza anda por donde quiere. Me cuenta que ese muchacho tan bien trajeado y guapo le habla, se refiere a Albert Rivera que está a todas horas en la televisión. Mi madre ya no diferencia la realidad y la imaginación, para ella que viven en su salita, como antaño nosotros y sus primas. A mí me confunde con su padre y me pregunta si eso de Cataluña tiene arreglo. No te preocupes que lo que pasa es que están aburridos y no saben en qué entretenerse.







Ella.

Nunca tenia prisa, siempre tiene tiempo, un rato , una tarde, toda una noche, se presentaba en mi casa o en mi cama sin avisar, tampoco era necesario...

La verdad está ahí fuera.

Me dijo una vez una mujer de esas que no caducan jamas en la mente de cualquier hombre, que los besos que no se dan se pierden para siempre. Yo añadi...

Tu primero.

Estaba hoy tomando café y mirando un hermoso cielo lleno de nubes blancas y grises sobre el mar. La naturaleza en su maravilloso esplendor. A un lado...

Con los ojos cerrados.

Desde que un grano de café crece y madura allá en su país de origen, hasta que nos llega envasado a nuestras manos pasa por una serie de procesos. Lu...

Reírse de uno mismo.

Reirse de uno mismo es un sintoma de salud mental, es una formas de verse desde fuera, de una manera critica pero dentro del humor. Convertir la...

Quizás si, quizás no.

Lo que ha de suceder, sucederá.  Tú y yo lo sabemos. Le estamos dando vueltas pero es verte y se disparan todas las alarmas de mis adentros. Mir...

Último AVE a Madrid.

Último tren del día al norte, el vagón iba prácticamente vacío y tu y yo nos fuimos a los dos últimos asientos. La azafata paso con el carrito y nos...

Services

  • Web Design
  • e-Commerce
  • Logo & Branding
  • Packaging


The Truth About Trump’s Love-Hate Relationship With Big Tech

The president and social media companies pantomime conflict while quietly helping each other.

5 Best Portable Espresso Makers You Can Buy (2019)

Make awesome espresso on the road, hiking, car camping, or anywhere else, with these handheld machines.

High-Stakes AI Decisions Need to Be Automatically Audited

Opinion: The current standard for evaluating AI is insufficient. AI systems should be instantly interrogated for bias by a third party.

Now We Know How the Zombie Ant Gets Its Bite

Scientists solve part of the mystery of how a murderous fungus orders an ant to bite onto a twig, sealing its fate.

Why Microsoft’s BlueKeep Bug Hasn’t Wreaked Havoc—Yet

Microsoft's critical vulnerability remains unpatched in hundreds of thousands of computers, and it may already be exploited in secret.

[wired]



Sitemap