Viajar en autobús.


El tener todo el tiempo a tu favor te permite viajar de muchas maneras, voy de nuevo hacia el mar una vez terminados los fastos navideños y recogidos los trastos. Acabo de eliminar una entrada emocionalmente cierta pero reiterativa, una licencia momentánea pero innecesaria. No conducir es como recuperar parte de tu libertad, permite disfrutar del paisaje y la charla, puedo hacer tres cosas a la vez, por ejemplo escribir aquí y ver el campo. La programación del tiempo hunde sus raíces en los campanarios cistercienses, que anunciaban mediante campanadas sus rezos, de manera que los hermanos que estaban fuera trabajando detuvieran sus quehaceres para rezar, ellos y los aldeanos. Esos rezos hoy siguen marcando nuestros horarios laborales y festivos. Pues bien se recupera la libertad personal cuando ni campanas, ni personas, programan lo que tienes, debes o quieres hacer. El estar pendiente de algo también es trabajar, en mi profesión era una guardia localizada y se cobraba, por eso una vez liberado del yugo laboral huyo despavorido ante cualquier toque de campana, aunque venga disfrazada de Mónica Bellucci, gran señora en magnífica edad, 53 años, que no es que sea gran actriz pero guapa si que lo es.Otro día escribiré de la tiranía de la edad y sus pretendidas consecuencias físicas y psíquicas. Un gran cajón de sastre donde se fue metiendo la falta de ilusión, las derrotas, la flojera, el no querer tener disgustos con el pariente-parienta. Disponer de un 25% de tu vida para lo que quieras y tirarlo a la papelera es una memez. Solo hay que adaptarse a ser un buen gourmet de cocina francesa, raciones justas lujosamente presentadas y larguísimas sobremesas. Correr es de cobardes.






Finales de enero.

Veo el jardín a través del ventanal, mantengo las luces apagadas mientras la tarde se extingue lentamente bajo un cielo gris. Cierro los ojos y elijo...

De como pasar de gilipollas a normal.

Existen dos formas de encarar las cosas una vez te las encuentras de frente. Primera darle una y mil vueltas alrededor sin atreverte a tocarla y reza...

Como una reina.

Estaba cansada de aquel grupo y su ambiente, ellos creían que disimulaban sus intenciones pero estaban más que claras, toda aquella amabilidad de ped...

Reírse de uno mismo.

Reirse de uno mismo es un sintoma de salud mental, es una formas de verse desde fuera, de una manera critica pero dentro del humor. Convertir la...

Dia de las candelas.

La luz, todo depende de la luz, la del sol, la de esas candelas. Buscamos esa luz dentro de  nosotros, que nos oriente, que nos de ese calor p...

La realidad.

Es posible que todos lleven razón, es imposible rebatir la realidad cuando todos están de acuerdo, incluso yo mismo estoy de acuerdo. Luego llegan es...

De esas tres cosas.

Dame tregua, tiempo, dame tregua,no me apresures a pensarpasa más lento.Detén un poco tu pasoy dame un respiro...no me apures, no quiero perderespaci...

Services

  • Web Design
  • e-Commerce
  • Logo & Branding
  • Packaging


With Google Stadia, Gaming Dreams Head For the Cloud

The company this morning introduced Stadia, its new vision for anywhere, any-device gaming.

Coders’ Primal Urge to Kill Inefficiency—Everywhere

For software engineers, lack of friction is an aesthetic joy, an emotional high, the ideal existential state. It’s what drives them—and shapes our world.

The Read/Write Metaphor Is a Flawed Way to Talk About DNA

Among both scientists and laypeople, DNA is a language, one which we “read,” “write,” and “edit.” The metaphor may distort our understanding of genetics.

Here's An Idea: Replace Trials With Virtual Reality Duels

Sci-fi author Ben Bova thinks it's a viable alternative to prolonged, expensive lawsuits.

Trump’s Casinos Couldn’t Make Atlantic City Great Again

Photographer Brian Rose turns his lens on the city where Donald Trump built (and nearly destroyed) his reputation.

[wired]



Sitemap